Juan Antonio Marín

Comparte en redes sociales:

Yo movieJuan Antonio Marín, nace en Estepa en abril del 90. Nos cuenta, que de muy pequeño, ya sentía curiosidad por el flamenco, y en especial por el sonido de la guitarra flamenca. De forma inexplicable y por alguna razón cautivadora, fué la guitarra flamenca de Paco de Lucía o Tomatito, junto al cante de Camarón, los motivos que marcaron recuerdos inolvidables en su primer recuerdo fehaciente, de aquel contacto con el flamenco.

  • Primer contacto con el flamenco y el lazo de unión:

Juan, nos cuenta que recuerda de manera nostálgica y orgullosa, que sería cuando tenía 2 o 3 años, cuando una melodía de guitarra flamenca le proporcionó un recuerdo de muchisimo valor, que sintió porque escuchó, y desde entonces, la guitarra flamenca le ha dejado una huella con mucho significado. Aquella melodía, pertenece a unos tangos de Camarón, un tema titulado “Ante el artar me juraste”, y relata que desde aquel amomento, comenzó su intriga musical y personal por el flamenco.

Junto a otros recuerdos posteriores de su pronta niñez, nos cuenta, que desde aquellos tiempos, su padre le ha nutrido de manera incondicional de otros muchos artistas flamencos y que algunas letras no las entendía otras sin embargo, dierón sentido a su aprender. Pero deduce que el toque de guitarra, al no tener contexto verbal, le hizo decantase por la guitarra y su sonido, que se impregna en otro lenguaje, en otra comprensión.

Con cinco años, buscaba una vieja guitarra que estaba guardada en un ropero de su casa, que pertenecía a su padre, cuándo tocaba en la Rondalla Sallares, de Barcelona. Aquella guitarra estaba cada vez más escondida por su madre, y recuerda sustos de ella, al descubrirlo buscando la guitarra. Pero al final, su decantado interés por tocar aquella guitarra, demostro a sus padres que realmente buscaba la guitarra con insistencia, para jugar o aprender. Y ahí comenzó su andadura, tocando unas melodías que su padre recordaba y Juan reproducia al aprenderlas, con aquella vieja guitarra.

  • Salto a la seriedad de aprender y dejar de jugar:

Con seis años, empezó los primeros compases por sevillanas, fandangos o soleá… Siempre acompañado por su padre, ya se le notaban las raíces y quiso seguir adelante, dando el paso aconsejado, comenzo con un maestro de Estepa, Paco Llamas, quien lo inicio con su buen saber, a tocar los primeros compases, acordes, melodias y estilos del flamenco.

Paco, pasado un año, le recomendo a su padre apuntarle a clases con Fernando Rodríguez, profesor y tocaor, nacido en la Puebla de Cazalla. Y fué con Fernando, cuando aprendió técnicas más complejas en guitarra flamenca, preparando así para sus primeras actuaciones y formandose en la mayoría de estilos del flamenco. Con Fernando Rodríguez estuvo dando clases en Casariche, Pedrera y Martín de la Jara durante más de 3 años de manera interrumpida por la localidad donde Fernando podia dar clases. Años en los que cultivó un toque con recursos y comenzo su fase de inicio al acompañamiento al cante.

Con nueve años de edad, se presentó al concurso de Jóvenes Flamencos de la provincia de Jaén.

Ya con experiencia y bastante ilusión, dio clases y aprendió con Rafael Trenas, gran persona y guitarrista cordobés, profesor de conservatorio, que dió a esta joven promesa un pilar básico a su carrera formando con un toque armónico , melódico y dulce propio del estilo cordobés. Destacando parte de la formación en los cantes de levante, con sus derivadas ramas y estilos, aportando cualidades únicas, durante los tres años que, por suerte, Rafael venía a Estepa a dar las clases, ciudad natal de Juan Antonio.

 

Este contenido está siendo revisado, para continuar leyendo la historia, por favor, vuelva a comprobarlo más tarde.